viernes, 18 de noviembre de 2016

ESTIMULACIÓN ELÉCTRICA DE ALTA FRECUENCIA EN DOLOR VERTEBRAL


Un terapia de alta frecuencia ayuda a bloquear las señales de dolor mejor que los tratamientos de baja frecuencia
MedlinePlus

La estimulación eléctrica de alta frecuencia de la columna vertebral podría aliviar el dolor de espalda crónico severo de forma más eficiente que la estimulación convencional de baja frecuencia, según un estudio reciente.
En una prueba inicial, el dispositivo (llamado sistema Senza) redujo los dolores de pierna y espalda en al menos la mitad en el 80 por ciento de los pacientes. Después de dos años, el 76 por ciento de los pacientes con un dolor de espalda crónico seguía teniendo una reducción en el dolor, al igual que en el 73 por ciento de los pacientes con dolor crónico de pierna, encontraron los investigadores.
"A lo largo de los últimos 40 años, hemos usado una estimulación de baja frecuencia para el dolor de pierna y de espalda, y tuvo un éxito relativo en aproximadamente el 50 por ciento de los pacientes con un alivio del dolor de más o menos el 50 por ciento", señaló el investigador principal, el Dr. Leonardo Kapural, del Centro de Investigación Clínica y el Instituto del Dolor de Carolina, en Winston-Salem, Carolina del Norte.
Senza y otros estimuladores de la columna vertebral proporcionan una estimulación eléctrica leve en los nervios de la columna vertebral que ayudan a bloquear las señales de dolor que llegan al cerebro, según el sitio web de Senza. Se colocan unos electrodos con cables de plomo cerca de la columna vertebral, y un dispositivo que contiene las baterías se implanta debajo de la piel.
Los dispositivos de baja frecuencia provocan un hormigueo constante en la espalda y las piernas de los pacientes (parestesia), dijo Kapural. "El hormigueo puede aumentar la intensidad y puede producir una sacudida en las personas. No se usa al conducir, y muchas personas lo apagan al dormir, porque la intensidad aumenta cuando se acuestan", dijo.
Pero este nuevo sistema usa una estimulación de alta frecuencia de la columna que las personas no pueden sentir, y suprime los nervios que aumentan las señales de dolor que viajan hasta el cerebro, explicó Kapural.
Este nuevo estudio reportó el seguimiento realizado durante 2 años comparando el sistema Senza con la estimulación tradicional. Los investigadores encontraron que el 76.5 por ciento de los pacientes con dolor de cabeza que usaron el sistema Senza seguían experimentando un alivio sustancial del dolor, frente al 49 por ciento de los que usaron la estimulación de baja frecuencia.
Entre los que sufrían dolor de pierna, el 73 por ciento de los que usaron el sistema Senza sintieron un alivio, frente al 49 por ciento de los que usaron la estimulación de baja frecuencia, mostraron los hallazgos.
En una escala de 0 a 10, el sistema Senza redujo el dolor de espalda un promedio de 5 puntos, frente a 3 puntos en el caso de la estimulación tradicional. Además, aproximadamente el 60 por ciento de los pacientes estaban "muy satisfechos" con el sistema Senza, frente al 40 por ciento con la estimulación convencional.
El sistema Senza está disponible en la actualidad y el precio (incluyendo el dispositivo y la cirugía para implantarlo) ronda los 30,000 dólares, el mismo que el de la estimulación de la columna vertebral tradicional, dijo Kapural. La mayoría de las aseguradoras, incluyendo Medicare, cubren los costos, comentó.
Los efectos secundarios incluyen una irritación leve en el lado del implante, y en aproximadamente el 3 por ciento de los pacientes, los cables de plomo se mueven y se deben volver a poner en el sitio, dijo Kapural.
"Este nuevo sistema proporciona un mejor alivio del dolor sin el hormigueo asociado con la estimulación nerviosa de la columna vertebral tradicional", dijo Kapural.
El sistema Senza fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., en mayo de 2015. Los resultados del estudio (financiado por el fabricante del dispositivo, Nevro Corp.) fueron publicados en la edición de noviembre de la revista Neurosurgery.
El Dr. Mark Eisenberg, jefe de neurocirugía en el Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York, no participó en el estudio, pero está familiarizado con los hallazgos. "Para mis pacientes, en el último par de años, hemos usado la alta frecuencia en muchas más ocasiones. La mayoría de los pacientes están recibiendo la alta frecuencia", dijo.
El sistema Senza no es el único dispositivo de alta frecuencia del mercado, dijo.
Para realizar el estudio, Kapural y sus colaboradores asignaron aleatoriamente a 171 pacientes con un dolor de espalda y de pierna entre moderado y severo que no habían respondido a otros tratamientos a la estimulación de la columna vertebral con el sistema Senza o a la estimulación tradicional de la columna.
La edad promedio de los pacientes era de 55 años, y llevaban 14 años sufriendo el dolor. Casi 9 de cada 10 ya se habían sometido a una cirugía de la espalda, y aproximadamente el 90 por ciento tomaban analgésicos narcóticos, dijeron los autores del estudio.
Según una especialista en gestión del dolor, la Dra. Kiran Patel, del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York, "se trata de un momento emocionante para la estimulación de la columna vertebral. Ahora estamos empezando a tener un conjunto de evidencias que muestran que estas terapias pueden ayudar a los pacientes con un dolor de lumbago y de pierna entre moderado y severo".
La estimulación de alta frecuencia ha mostrado un aumento de los beneficios con respecto a la estimulación convencional, lo que respalda el uso de estos nuevos avances tecnológicos, dijo Patel.
Estas terapias tienen que adaptarse a las necesidades individuales de los pacientes, dijo. "Es una cuestión de conocer al paciente y saber qué terapia es la más adecuada. Ciertamente, la estimulación de alta frecuencia es una herramienta valiosa", añadió.

FUENTES: Leonardo Kapural, M.D., Ph.D., Center for Clinical Research and Carolinas Pain Institute, Winston-Salem, N.C.; Kiran Patel, M.D., director, neurosurgical pain, Lenox Hill Hospital, New York City; Mark Eisenberg, M.D., chief, neurosurgery, Long Island Jewish Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; November 2016, Neurosurgery

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada