martes, 18 de octubre de 2016

COLANGITIS ESCLEROSANTE PRIMARIA

Resultado de imagen para abdomen palpation
Es una enfermedad hepática heterogénea, idiopática, que se caracteriza por inflamación y fibrosis biliar persistentes y progresivas y que no tiene ningún tratamiento farmacológico eficaz.

-Introducción
La colangitis esclerosante primaria es una enfermedad hepática colestásica heterogénea, idiopática, caracterizada por inflamación y fibrosis biliar persistentes y progresivas. No existe tratamiento farmacológico eficaz para esta enfermedad.1 Los pacientes afectados a la larga pueden sufrir hepatopatía terminal y necesitar un trasplante hepático.2
Su causa y su patogenia no se conocen bien, aunque en general se acepta que factores de riesgo genéticos y ambientales contribuyen a su aparición, así como a su progresión y resultados.3 La colangitis esclerosante primaria está muy asociada con la enfermedad intestinal inflamatoria (el 70 - 80% de los pacientes sufren ambas) y es un factor de riesgo para el cáncer de colon, de los conductos biliares y de la vesícula.4

► CARACTERÍSTICAS DEMOGRÁFICAS Y EPIDEMIOLÓGICAS DE LOS PACIENTES
Aproximadamente el 60% de los pacientes con colangitis esclerosante primaria son varones y la mediana de edad al diagnóstico es de 41 años.5 La incidencia es de 0 - 1,3 casos por 100000 personas por año y la prevalencia es de 0 – 16,2 casos por 100000 personas.6 Estudios europeos sugieren que tanto la incidencia como la prevalencia están en aumento.5,6 No se sabe si esto refleja verdaderos aumentos de la enfermedad o es por su mejor detección debida a una mayor conciencia o a las nuevas técnicas diagnósticas, como la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) y la colangiopancreatografía por resonancia magnética(CPRM).

► MANIFESTACIONES CLÍNICAS
La colangitis esclerosante primaria es insidiosa; alrededor de la mitad de los pacientes son asintomáticos, pero se los diagnostica cuando las pruebas de función hepática son patológicas.8,9 Los signos más frecuentes son hepatomegalia (44% de los pacientes) y esplenomegalia (39%).9 En el paciente sintomático predominan el dolor abdominal (20% de los pacientes), prurito (10%), ictericia (6%) y fatiga (6%).8
Los criterios diagnósticos son aumento de la fosfatasa alcalina en sangre que persiste durante más de 6 meses, estenosis de los conductos biliares en los estudios colangiográficos, detectada por CPRM o CPRE y exclusión de las causas de colangitis esclerosante secundaria ().1,10
La biopsia hepática no es necesaria para el diagnóstico a menos que se sospeche colangitis esclerosante primaria de los pequeños conductos o superposición con hepatitis autoinmune. 1
Hay varios subtipos de colangitis esclerosante primaria: clásica, de los pequeños conductos o asociada con hepatits autoinmune. El subtipo clásico, que compromete todo el árbol biliar, se encuentra en aproximadamente el 90% de los pacientes con colangitis esclerosante primaria. En aproximadamente el 5% de los pacientes se afectan sólo los pequeños conductos intrahepáticos.13 Además, en el 35% de los niños la colangitis esclerosante primaria se superpone con la hepatitis autoinmune,14 pero esta asociación se observa sólo en el 5% de los adultos.15
Las manifestaciones clínicas y la progresión de la colangitis esclerosante primaria pueden diferir según el subtipo. Por ejemplo, los pacientes con enfermedad de los pequeños conductos generalmente tienen mejor evolución que aquellos con la enfermedad clásica.16,17
Además, el subtipo de pacientes con colangitis esclerosante primaria sin enfermedad intestinal inflamatoria puede ser diferente del de los pacientes con colangitis esclerosante primaria y enfermedad intestinal inflamatoria simultánea18 No obstante, la enfermedad intestinal inflamatoria puede aparecer años después del diagnóstico de colangitis esclerosante primaria.
Aproximadamente el 10% de los pacientes con colangitis esclerosante primaria tiene aumento de los valores plasmáticos de IgG4y su evolución es peor que la de aquellos con IgG4 normal19 Esos pacientes no se deben confundir con los que sufren colangitis asociada con IgG4, que es un trastorno sistémico caracterizado por valores altos de IgG4 plasmática, infiltración linfoplasmocítica IgG4-positiva de los órganos afectados (como el páncreas y los conductos biliares), inicio abrupto de ictericia, estenosis biliares que suelen responder al tratamiento con glucocorticoides y ausencia de enfermedad intestinal inflamatoria.20
No hay biomarcadores fiables para predecir el ritmo de progresión de ninguna forma de colangitis esclerosante primaria. Uno o dos años después del diagnóstico, valores de fosfatasa alcalina menores de 1,5 veces el límite superior de lo normal se asociaron con mejor evolución que valores iguales o mayores de 1,5 veces el límite superior de lo normal. 21-23 Sin embargo aún no se sabe con seguridad si los valores de fosfatasa alcalina son útiles para pronosticar los resultados a largo plazo en pacientes con colangitis esclerosante primaria.24

"El riesgo de cáncer de colon entre pacientes con colangitis esclerosante primaria y enfermedad intestinal inflamatoria es 10 veces mayor que el riesgo en la población general"

En general, la enfermedad progresa lentamente, con evolución variable. La colangitis bacteriana, que es el síntoma inicial en aproximadamente el 6% de los pacientes con colangitis esclerosante primaria,8 puede ser recurrente y resistente al tratamiento y ocasionalmente es necesario el trasplante hepático.25
En un estudio con una cohorte de 273 pacientes, con una mediana de seguimiento de 76 meses, se formó una estenosis dominante (estrechez de un conducto extrahepático a <1,5 mm)10 en aproximadamente el 40% de los pacientes y puede haber estado asociada con cáncer en el 15 - 20% de ellos.9 Por eso, ante una estenosis, se deben solicitar otros estudios. Diferenciar entre estenosis dominantes benignas y malignas es difícil, a pesar de las técnicas de hibridación por fluorescencia in situ para evaluar las células obtenidas a través del cepillado biliar para análisis citológico.26
Varias enfermedades concomitantes se asocian con la colangitis esclerosante primaria.10 Debido a que la enfermedad intestinal inflamatoria (con más frecuencia la colitis ulcerosa que la enfermedad de Crohn) se produce en la mayoría de los pacientes con colangitis esclerosante primaria, la colonoscopia se justifica en todos los pacientes con diagnóstico reciente de colangitis.
El riesgo de cáncer de colon entre pacientes con colangitis esclerosante primaria y enfermedad intestinal inflamatoria es cuatro veces mayor que el riesgo entre pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria sola y 10 veces mayor que el riesgo en la población general.28
Las enfermedades vesiculares son comunes en pacientes con colangitis esclerosante primaria. 29,30 Aproximadamente el 60% de los tumores vesiculares son adenocarcinomas, 29,30 y un estudio reveló que las vesículas biliares extirpadas antes o durante el trasplante hepático en pacientes con colangitis esclerosante primaria tenían displasia en el 37% de los casos y adenocarcinoma en el 14%.31
En los países desarrollados la colangitis esclerosante primaria es el factor de riesgo más frecuente para el colangiocarcinoma.32 El riesgo de colangiocarcinoma entre pacientes con colangitis esclerosante primaria es 400 veces mayor que el riesgo en la población general.17 Entre pacientes con colangitis esclerosante primaria, el riesgo anual de colangiocarcinoma es del 2% y la incidencia acumulada a 30 años es del 20%.17,33
Los cambios abruptos en el cuadro clínico, como la aparición de ictericia, fiebre o adelgazamiento o las anomalías bioquímicas, como un nuevo aumento de la fosfatasa alcalina, la bilirrubina o ambas, deben ser motivo de una nueva evaluación. Son útiles la ecografía o la resonancia magnética del hígado, seguida por la CPRE.
Los pacientes con colangitis esclerosante primaria pueden sufrir otras enfermedades simultáneas. En un estudio con 237 pacientes, aproximadamente el 15% sufrían osteoporosis.34 Además, la edad >54 años, el índice de masa corporal de 24 o menos y la larga duración de la enfermedad intestinal inflamatoria (≥19 años) se relacionaron con osteoporosis.34

► PATOGENIA
"El consumo alimentario y los métodos de preparación de las comidas podrían contribuir a la aparición de la enfermedad, quizás a través de la microflora intestinal"

Factores tanto hereditarios como ambientales participan en la causa y la patogenia de la colangitis esclerosante primaria 1,10. Una hipótesis de trabajo actual propone que tras una exposición ambiental no identificada, varias vías predispuestas genéticamente contribuyen a la lesión persistente de los colangiocitos. Esta lesión produce inflamación y fibrosis biliar.
La evidencia inicial de la susceptibilidad genética proviene de estudios que muestran que el riesgo relativo de colangitis esclerosante primaria entre hermanos de pacientes con la enfermedad es de 9 - 39 veces mayor que el riesgo en la población general.35 Estudios pangenómicos validados mostraron 16 locus de riesgo asociados con la colangitis esclerosante primaria.36-38 El locus HLA en el cromosoma 6p21 parece contener regiones asociadas con aumento de la susceptibilidad a esta enfermedad.36 La determinación de variantes genéticas causales puede contribuir a identificar supuestos antígenos, que a su vez podrían conducir a nuevos blancos terapéuticos.
Asimismo, genes de la vía interleucina-2 también se asociaron con susceptibilidad a la colangitis esclerosante primaria. 37,38 Estos datos y algunos estudios funcionales sugieren que la inmunidad adaptativa y las células T reguladoras pueden ser importantes en la patogenia de la enfermedad.40,41
Hasta ahora, los desencadenantes ambientales de la colangitis esclerosante primaria son solo asociativos. El tabaquismo parece ser protector,43 y los pacientes con la enfermedad consumen menos café que los controles.43,44 También indicaron mayor frecuencia de exposición a animales de granja, pero no a animales domésticos durante la infancia que los controles.43 En un estudio, menos pacientes mujeres señalaron el empleo de anticonceptivos hormonales que los controles.43
Por último, los pacientes con colangitis esclerosante primaria, independientemente de su sexo o de la enfermedad intestinal inflamatoria asociada, consumían menos pescado, pero más carne vacuna bien cocida. 45 Estos datos podrían indicar que el consumo alimentario y los métodos de preparación de las comidas podrían contribuir a la aparición de la enfermedad, quizás a través de la microflora intestinal.
La fuerte asociación de la colangitis esclerosante primaria con la enfermedad intestinal inflamatoria llevó a la “hipótesis de la microbiota”46, 47. Esta hipótesis propone que las moléculas microbianas surgidas del intestino y que reflejan la disbiosis microbiana llegan al hígado a través de la circulación portal e inician una respuesta colangiocítica aberrante, como la inducción de la senescencia colangiocítica .
En los seres humanos, variantes genéticas de la fucosil transferasa 2, una molécula expresada en el intestino y los colangiocitos, participan en la síntesis del oligosacárido del antígeno Hm que sirve como porción de unión para algunas bacterias intestinales. Estas variantes se vinculan con diferencias en la composición microbiana de la bilis — específicamente, disminuciones de la Proteobacteria y aumentos de los Firmicutes.48,49
Otra teoría sobre la patogenia de la colangitis esclerosante primaria es la hipótesis de la “gut lymphocyte homing” conducción de los linfocitos intestinales, que plantea que las células T activadas del intestino se dirigen al hígado e inician el daño mediado por la inmunidad.50 Esta hipótesis supone que las células T intestinales están estimuladas dentro del tejido linfoideo asociado con el intestino, expresan los receptores de la superficie celular integrina α4β7 y CCR9 y después son reclutadas para el tejido hepático como resultado de la expresión anormal en el hígado de sus ligandos asociados, como la molécula de adhesión celular de adresina mucosal 1 (MAdCAM-1) y la proteína quimiotáctica CCL25, que están limitadas al intestino.51,52 La expresión de estos ligandos en las células endoteliales periportales y el subsiguiente homing de las células T α4β7-positivas y CCR9-positivas al parénquima hepático se informó en pacientes con colangitis esclerosante primaria.53
En la actualidad se piensa que además de los mecanismos extrínsecos a través de los que las células son blancos para las lesiones, los colangiocitos mismos pueden participar activamente en la causa y la patogenia de la colangitis esclerosante primaria.54 Por ejemplo, en respuesta al reconocimiento de patrones moleculares asociados con patógenos y otros estímulos, los colangiocitos expresan varias citocinas proinflamatorias, como el factor de necrosis tumoral α, la interleucina- 6, la interleucina-8 y otras moléculas bioactivas. 55
La síntesis de los colangiocitos y la secreción de estos mediadores de señales componen parte de la respuesta inmune innata y de reparación de los conductos biliares y median el reclutamiento y la estimulación de las células T, los macrófagos, los neutrófilos, los linfocitos citolíticos naturales y otras células reclutadas.54 La desregulación de estos “colangiocitos activados,” especialmente en personas genéticamente susceptibles, puede predisponer a la aparición y progresión de la colangitis esclerosante primaria.
Datos recientes muestran que en pacientes con colangitis esclerosante primaria, los colangiocitos experimentan el proceso de senescencia celular. El fenotipo de la senescencia celular se vincula con la detención del ciclo celular y con la secreción de diversas moléculas, entre ellas las citocinas. Este proceso se llama fenotipo secretorio asociado con la senescencia. 56,57 Las células con el fenotipo pueden modificar su microambiente (por ejemplo, la matriz extracelular), reforzar el fenotipo senescente, inducir reacciones celulares proinflamatorias y acelerar la transformación neoplásica.56,58-60 Se está investigando la relación entre la senescencia colangiocítica y la patogenia y la progresión de la colangitis esclerosante primaria, a fin de crear nuevas intervenciones terapéuticas llamadas “senolíticos.”

► TRATAMIENTO
Tratar a los pacientes con colangitis esclerosante primaria es difícil y complicado, ya que se debe tratar la enfermedad hepática primaria y las enfermedades que coexisten con ésta. Lo mejor es el tratamiento de estos pacientes en centros especializados que ofrezcan un enfoque integrado, multidisciplinario, con un equipo que incluya hepatólogo, gastroenterólogos, endoscopistas, radiólogos y cirujanos para el trasplante hepático. Aún no existe tratamiento farmacológico eficaz para esta enfermedad. La colangitis esclerosante primaria es poco frecuente, heterogénea y carece de biomarcadores. Por consiguiente no se puede estratificar apropiadamente a los pacientes y faltan criterios de valoración bien definidos para estudios con suficiente potencia.
El ácido ursodesoxicólico ha sido muy estudiado como tratamiento para la colangitis esclerosante primaria.62 En un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, en los pacientes que recibieron el ácido ursodesoxicólico disminuyeron los valores plasmáticos de las enzimas hepáticas, pero no tuvieron mayor supervivencia que los pacientes que recibieron placebo.63
En un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, el riesgo del criterio principal de valoración (muerte, trasplante hepático, cirrosis, várices esofágicas o gástricas y colangiocarcinoma) fue 2,3 veces mayor entre los pacientes que habían recibido dosis altas de ácido ursodesoxicólico (25 mg/kg) que entre aquéllos que habían recibido placebo (P < 0,01).64
Por eso, las recomendaciones terapéuticas para la colangitis esclerosante primaria son contradictorias: la American Association for the Study of Liver Diseases y el American College of Gastroenterology no apoyan el empleo del ácido ursodesoxicólico,10,65 mientras que la European Association for the Study of the Liver respalda su empleo en dosis moderadas (13 -15 mg/kg).62 Dado lo contradictorio de las recomendaciones, sería razonable, según los autores, recetar el ácido ursodesoxicólico (13 - 15 mg/kg) durante 6 meses y controlar las enzimas hepáticas. Si la fosfatasa alcalina no desciende durante ese tiempo sugieren suspender la medicación y observar al paciente o incorporarlo a un estudio clínico.
Se están evaluando varios tratamientos nuevos en estudios clínicos, como el ácido obeticólico, que tiene efecto antifibrótico.66 y el simtuzumab, un anticuerpo monoclonal contra la lisil oxidasa–tipo 2 (Loxl2), una enzima que funciona como una proteína profibrótica en la colangitis esclerosante primaria.67 También está en estudio el ácido 24-nor-ursodesoxicólico, un ácido biliar sintético que puede tener efectos favorables en los pacientes con fibrosis hepática.
Se puede lograr reducir la exposición de los colangiocitos a ácidos biliares supuestamente tóxicos al inhibir el transportador apical de ácidos biliares dependiente del sodio en el íleon. En un modelo en animales esta inhibición tuvo buenos resultados.69 Un estudio clínico de un inhibidor del transportador apical de ácidos biliares dependiente del sodio, LUM001, está en marcha.
Otro estudio está evaluando el BTT1023, un anticuerpo monoclonal humano dirigido hacia la proteína 1 de adhesión vascular. Otro enfoque examina el concepto de que los antibióticos orales, como la vancomicina, podrían alterar la microbiota intestinal y disminuir las respuestas inmunes innatas que podrían ser esenciales en la aparición de la inflamación y fibrosis. Un estudio pequeño de vancomicina mostró el descenso de los valores de fosfatasa alcalina a 12 semanas, 70 y un estudio en marcha está evaluando su utilidad en niños con colangitis esclerosante primaria.
En pacientes con colangitis esclerosante primaria y enfermedad intestinal inflamatoria, ésta última se debe tratar según las recomendaciones.10 Incluso si estos pacientes han recibido un trasplante hepático, se les debe efectuar una colonoscopia anual con biopsia, debido al aumento del riesgo de cáncer de colon. En los pacientes que no tienen evidencia de enfermedad intestinal inflamatoria se debe efectuar una colonoscopia cada 5 años, dado su riesgo de lesiones colónicas. También se recomienda la evaluación ecográfica de la vesícula biliar para evaluar si hay pólipos u otras masas tumorales.10 En caso de hallarlas será necesaria la colecistectomía debido al riesgo de cáncer en estos pacientes.
Se comunicó una tasa de supervivencia sin recurrencias del 65% a 5 años entre pacientes con colangitis esclerosante primaria y colangiocarcinoma perihiliar que fueron sometidos a trasplante hepático tras quimioterapia neoadyuvante y radioterapia.71 Debido a que la colangitis esclerosante primaria es progresiva, aproximadamente el 40% de los pacientes con esta enfermedad a la larga necesitarán trasplante hepático. Tras el trasplante la supervivencia a 1 año en estos pacientes es de aproximadamente el 85% y la supervivencia a 5 años es de aproximadamente el 72%. Sin embargo, la enfermedad puede recidivar en el 25% de los pacientes tras el trasplante.72 La recidiva de la colangitis esclerosante primaria se diagnostica sobre la base de la evidencia colangiográfica de la enfermedad en ausencia de rechazo crónico o problemas vasculares (como isquemia) en el hígado trasplantado. Un estudio mostró que la colectomía antes del trasplante hepático en pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria puede disminuir la frecuencia de recidivas tras el trasplante. 73

► NECESIDADES NO CUBIERTAS Y ESTRATEGIAS A FUTURO
La colangitis esclerosante primaria sigue siendo una enfermedad poco conocida y sin tratamiento farmacológico. Enfoques basados sobre la genómica, la epigenómica y la proteómica en grandes cohortes de pacientes con el fenotipo bien determinado, así como experimentos motivados por determinadas hipótesis en modelos animales y organoides son necesarios para precisar mejor la patogenia de la enfermedad e identificar nuevos tratamientos.

Resumen y comentario objetivo: Dr. Ricardo Ferreira.

Referencias bibliográficas
REFERENCIAS

1. Eaton JE, Talwalkar JA, Lazaridis KN, Gores GJ, Lindor KD. Pathogenesis of primary sclerosing cholangitis and advances in diagnosis and management. Gastroenterology 2013; 145: 521-36.

2. Hirschfield GM, Karlsen TH, Lindor KD, Adams DH. Primary sclerosing cholangitis. Lancet 2013; 382: 1587-99.

3. Lazaridis KN, LaRusso NF. The cholangiopathies. Mayo Clin Proc 2015; 90: 791-800.

4. Jussila A, Virta LJ, Pukkala E, Farkkila MA. Malignancies in patients with inflammatory bowel disease: a nationwide register study in Finland. Scand J Gastroenterol 2013; 48: 1405-13.

5. Molodecky NA, Kareemi H, Parab R, et al. Incidence of primary sclerosing cholangitis: a systematic review and metaanalysis. Hepatology 2011; 53: 1590-9.

6. Boonstra K, Beuers U, Ponsioen CY. Epidemiology of primary sclerosing cholangitis and primary biliary cirrhosis: a systematic review. J Hepatol 2012; 56: 1181-8.

7. Bambha K, Kim WR, Talwalkar J, et al. Incidence, clinical spectrum, and outcomes of primary sclerosing cholangitis in a United States community. Gastroenterology 2003; 125: 1364-9.

8. Kaplan GG, Laupland KB, Butzner D, Urbanski SJ, Lee SS. The burden of large and small duct primary sclerosing cholangitis in adults and children: a population-based analysis. Am J Gastroenterol 2007; 102: 1042-9.

9. Tischendorf JJ, Hecker H, Kruger M, Manns MP, Meier PN. Characterization, outcome, and prognosis in 273 patients with primary sclerosing cholangitis: a single center study. Am J Gastroenterol 2007;102: 107-14.

10. Chapman R, Fevery J, Kalloo A, et al. Diagnosis and management of primary sclerosing cholangitis. Hepatology 2010;51: 660-78.

11. Corpechot C, Gaouar F, El Naggar A, et al. Baseline values and changes in liver stiffness measured by transient elastography are associated with severity of fibrosis and outcomes of patients with primary sclerosing cholangitis. Gastroenterology 2014; 146: 970-9.

12. Eaton JE, Dzyubak B, Venkatesh SK, et al. Performance of magnetic resonance elastography in primary sclerosing cholangitis. J Gastroenterol Hepatol 2016; 31:1184-90.

13. Angulo P, Maor-Kendler Y, Lindor KD. Small-duct primary sclerosing cholangitis: a long-term follow-up study. Hepatology 2002; 35: 1494-500.

14. Feldstein AE, Perrault J, El-Youssif M, Lindor KD, Freese DK, Angulo P. Primary sclerosing cholangitis in children: a longterm follow-up study. Hepatology 2003;38: 210-7.

15. Kaya M, Angulo P, Lindor KD. Overlap of autoimmune hepatitis and primary sclerosing cholangitis: an evaluation of a modified scoring system. J Hepatol 2000;33: 537-42.

16. Bjornsson E, Olsson R, Bergquist A, et al. The natural history of small-duct primary sclerosing cholangitis. Gastroenterology 2008; 134: 975-80.

17. Boonstra K, Weersma RK, van Erpecum KJ, et al. Population-based epidemiology, malignancy risk, and outcome of primary sclerosing cholangitis. Hepatology 2013; 58: 2045-55.

18. Naess S, Bjornsson E, Anmarkrud JA, et al. Small duct primary sclerosing cholangitis without inflammatory bowel disease is genetically different from large duct disease. Liver Int 2014; 34: 1488-95.

19. Mendes FD, Jorgensen R, Keach J, et al. Elevated serum IgG4 concentration in patients with primary sclerosing cholangitis. Am J Gastroenterol 2006; 101: 2070-5.

20. Bjornsson E, Chari ST, Smyrk TC, Lindor K. Immunoglobulin G4 associated cholangitis: description of an emerging clinical entity based on review of the literature. Hepatology 2007; 45: 1547-54.

21. Stanich PP, Bjornsson E, Gossard AA, Enders F, Jorgensen R, Lindor KD. Alkaline phosphatase normalization is associated with better prognosis in primary sclerosing cholangitis. Dig Liver Dis 2011;43: 309-13.

22. Al Mamari S, Djordjevic J, Halliday JS, Chapman RW. Improvement of serum alkaline phosphatase to <1.5 upper limit of normal predicts better outcome and reduced risk of cholangiocarcinoma in primary sclerosing cholangitis. J Hepatol 2013; 58: 329-34.

23. Rupp C, Rossler A, Halibasic E, et al. Reduction in alkaline phosphatase is associated with longer survival in primary sclerosing cholangitis, independent of dominant stenosis. Aliment Pharmacol Ther 2014; 40: 1292-301.

24. Ponsioen CY, Chapman RW, Chazouilleres O, et al. Surrogate endpoints for clinical trials in primary sclerosing cholangitis:review and results from an International PSC Study Group consensus process. Hepatology 2016; 63: 1357-67.

25. Abraham SC, Kamath PS, Eghtesad B,Demetris AJ, Krasinskas AM. Liver transplantation in precirrhotic biliary tract disease: portal hypertension is frequently associated with nodular regenerative hyperplasia and obliterative portal venopathy. Am J Surg Pathol 2006; 30: 1454-61.

26. Razumilava N, Gores GJ, Lindor KD. Cancer surveillance in patients with primary sclerosing cholangitis. Hepatology 2011; 54: 1842-52.

27. Boonstra K, van Erpecum KJ, van Nieuwkerk KM, et al. Primary sclerosing cholangitis is associated with a distinct phenotype of inflammatory bowel disease. Inflamm Bowel Dis 2012; 18: 2270-6.

28. Khaderi SA, Sussman NL. Screening for malignancy in primary sclerosing cholangitis (PSC). Curr Gastroenterol Rep 2015; 17: 17.

29. Buckles DC, Lindor KD, Larusso NF, Petrovic LM, Gores GJ. In primary sclerosing cholangitis, gallbladder polyps are frequently malignant. Am J Gastroenterol 2002; 97: 1138-42.

30. Said K, Glaumann H, Bergquist A. Gallbladder disease in patients with primary sclerosing cholangitis. J Hepatol 2008; 48: 598-605.

31. Lewis JT, Talwalkar JA, Rosen CB, Smyrk TC, Abraham SC. Prevalence and risk factors for gallbladder neoplasia in patients with primary sclerosing cholangitis: evidence for a metaplasia-dysplasiacarcinoma sequence. Am J Surg Pathol 2007; 31: 907-13.

32. Razumilava N, Gores GJ. Classification, diagnosis, and management of cholangiocarcinoma. Clin Gastroenterol Hepatol 2013; 11(1): 13-21.e1.

33. Rizvi S, Eaton JE, Gores GJ. Primary sclerosing cholangitis as a premalignant biliary tract disease: surveillance and management. Clin Gastroenterol Hepatol 2015; 13: 2152-65.

34. Angulo P, Grandison GA, Fong DG, et al. Bone disease in patients with primary sclerosing cholangitis. Gastroenterology 2011; 140: 180-8.

35. Bergquist A, Montgomery SM, Bahmanyar S, et al. Increased risk of primary sclerosing cholangitis and ulcerative colitis in first-degree relatives of patients with primary sclerosing cholangitis. Clin Gastroenterol Hepatol 2008; 6: 939-43.

36. Karlsen TH, Franke A, Melum E, et al. Genome-wide association analysis in primary sclerosing cholangitis. Gastroenterology 2010; 138: 1102-11.

37. Melum E, Franke A, Schramm C, et al. Genome-wide association analysis in primary sclerosing cholangitis identifies two non-HLA susceptibility loci. Nat Genet 2011; 43: 17-9.

38. Liu JZ, Hov JR, Folseraas T, et al. Dense genotyping of immune-related disease regions identifies nine new risk loci for primary sclerosing cholangitis. Nat Genet 2013; 45: 670-5.

39. Nass S, Lie BA, Melum E, et al. Refinement of the MHC risk map in a Scandinavian primary sclerosing cholangitis population. PLoS One 2014; 9(12): e114486.

40. Liaskou E, Jeffery LE, Trivedi PJ, et al. Loss of CD28 expression by liver-infiltrating T cells contributes to pathogenesis of primary sclerosing cholangitis. Gastroenterology 2014; 147(1): 221-232.e7.

41. Sebode M, Peiseler M, Franke B, et al. Reduced FOXP3(+) regulatory T cells in patients with primary sclerosing cholangitis are associated with IL2RA gene polymorphisms. J Hepatol 2014; 60: 1010-6.

42. Bjornsson E, Chari S, Silveira M, et al. Primary sclerosing cholangitis associated with elevated immunoglobulin G4: clinical characteristics and response to therapy. Am J Ther 2011; 18: 198-205.

43. Andersen IM, Tengesdal G, Lie BA, Boberg KM, Karlsen TH, Hov JR. Effects of coffee consumption, smoking, and hormones on risk for primary sclerosing cholangitis. Clin Gastroenterol Hepatol 2014; 12: 1019-28.

44. Lammert C, Juran BD, Schlicht E, et al. Reduced coffee consumption among individuals with primary sclerosing cholangitis but not primary biliary cirrhosis. Clin Gastroenterol Hepatol 2014; 12: 1562-8.

45. Eaton JE, Juran BD, Atkinson EJ, et al. A comprehensive assessment of environmental exposures among 1000 North American patients with primary sclerosing cholangitis, with and without inflammatory bowel disease. Aliment Pharmacol Ther 2015; 41: 980-90.

46. Mueller T, Beutler C, Pico AH, et al. Enhanced innate immune responsiveness and intolerance to intestinal endotoxins in human biliary epithelial cells contributes to chronic cholangitis. Liver Int 2011;31: 1574-88.

47. Haruta I, Kikuchi K, Hashimoto E, et al. Long-term bacterial exposure can trigger nonsuppurative destructive cholangitis associated with multifocal epithelial inflammation. Lab Invest 2010; 90: 577-88.

48. Rausch P, Rehman A, Kunzel S, et al. Colonic mucosa-associated microbiota is influenced by an interaction of Crohn disease and FUT2 (Secretor) genotype. Proc Natl Acad Sci U S A 2011; 108: 19030-5.

49. Folseraas T, Melum E, Rausch P, et al. Extended analysis of a genome-wide association study in primary sclerosing cholangitis detects multiple novel risk loci. J Hepatol 2012; 57: 366-75.

50. Grant AJ, Lalor PF, Salmi M, Jalkanen S, Adams DH. Homing of mucosal lymphocytes to the liver in the pathogenesis of hepatic complications of inflammatory bowel disease. Lancet 2002; 359: 150-7.

51. Eksteen B, Mora JR, Haughton EL, et al. Gut homing receptors on CD8 T cells are retinoic acid dependent and not maintained by liver dendritic or stellate cells. Gastroenterology 2009; 137: 320-9.

52. Gupta A, Bowlus CL. Primary sclerosing cholangitis: etiopathogenesis and clinical management. Front Biosci (Elite Ed) 2012; 4: 1683-705.

53. Eksteen B, Grant AJ, Miles A, et al. Hepatic endothelial CCL25 mediates the recruitment of CCR9+ gut-homing lymphocytes to the liver in primary sclerosing cholangitis. J Exp Med 2004; 200: 1511-7.

54. O’Hara SP, Tabibian JH, Splinter PL, LaRusso NF. The dynamic biliary epithelia:molecules, pathways, and disease. J Hepatol 2013; 58: 575-82.

55. O’Hara SP, Splinter PL, Trussoni CE, Gajdos GB, Lineswala PN, LaRusso NF. Cholangiocyte N-Ras protein mediates lipopolysaccharide-induced interleukin 6 secretion and proliferation. J Biol Chem 2011; 286: 30352-60.

56. Tabibian JH, O’Hara SP, Splinter PL, Trussoni CE, LaRusso NF. Cholangiocyte senescence by way of N-ras activation is a characteristic of primary sclerosing cholangitis. Hepatology 2014; 59: 2263-75.

57. Tchkonia T, Zhu Y, van Deursen J, Campisi J, Kirkland JL. Cellular senescence and the senescent secretory phenotype: therapeutic opportunities. J Clin Invest 2013; 123: 966-72.

58. Acosta JC, O’Loghlen A, Banito A, et al. Chemokine signaling via the CXCR2 receptor reinforces senescence. Cell 2008; 133: 1006-18.

59. Coppe JP, Patil CK, Rodier F, et al. Senescence-associated secretory phenotypes reveal cell-nonautonomous functions of oncogenic RAS and the p53 tumor suppressor. PLoS Biol 2008; 6(12): 2853-68.

60. Kuilman T, Michaloglou C, Vredeveld LC, et al. Oncogene-induced senescence relayed by an interleukin-dependent inflammatory network. Cell 2008; 133: 1019-31.

61. Pollheimer MJ, Trauner M, Fickert P. Will we ever model PSC? — “it’s hard to be a PSC model!” Clin Res Hepatol Gastroenterol 2011; 35: 792-804.

62. European Association for the Study of the Liver. EASL clinical practice guidelines: management of cholestatic liver diseases. J Hepatol 2009; 51: 237-67.

63. Lindor KD. Ursodiol for primary sclerosing cholangitis. N Engl J Med 1997; 336: 691-5.

64. Lindor KD, Kowdley KV, Luketic VA, et al. High-dose ursodeoxycholic acid for the treatment of primary sclerosing cholangitis. Hepatology 2009; 50: 808-14.

65. Lindor KD, Kowdley KV, Harrison ME. ACG clinical guideline: primary sclerosing cholangitis. Am J Gastroenterol 2015; 110: 646-59.

66. Fiorucci S, Rizzo G, Antonelli E, et al. A farnesoid X receptor-small heterodimer partner regulatory cascade modulates tissue metalloproteinase inhibitor-1 and matrix metalloprotease expression in hepatic stellate cells and promotes resolution of liver fibrosis. J Pharmacol Exp Ther 2005;314: 584-95.

67. Nakken KE, Nygard S, Haaland T, et al. Multiple inflammatory-, tissue remodelling-and fibrosis genes are differentially transcribed in the livers of Abcb4 (-/-) mice harbouring chronic cholangitis. Scand J Gastroenterol 2007; 42: 1245-55.

68. Halilbasic E, Fiorotto R, Fickert P, et al. Side chain structure determines unique physiologic and therapeutic properties of norursodeoxycholic acid in Mdr2-/- mice. Hepatology 2009; 49: 1972-81.

69. Miethke AG, Zhang W, Simmons J, et al. Pharmacological inhibition of apical sodium-dependent bile acid transporter changes bile composition and blocks progression of sclerosing cholangitis in multidrug resistance 2 knockout mice. Hepatology 2016; 63: 512-23.

70. Tabibian JH, Weeding E, Jorgensen RA, et al. Randomised clinical trial: vancomycin or metronidazole in patients with primary sclerosing cholangitis — a pilot study. Aliment Pharmacol Ther 2013; 37:604-12.

71. Darwish Murad S, Kim WR, Harnois DM, et al. Efficacy of neoadjuvant chemoradiation, followed by liver transplantation, for perihilar cholangiocarcinoma at 12 US centers. Gastroenterology 2012;143(1): 88-98.e3.

72. Fosby B, Karlsen TH, Melum E. Recurrence and rejection in liver transplantation for primary sclerosing cholangitis. World J Gastroenterol 2012; 18: 1-15.

73. Alabraba E, Nightingale P, Gunson B, et al. A re-evaluation of the risk factors for the recurrence of primary sclerosing cholangitis in liver allografts. Liver Transpl 2009; 15: 330-40.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada